Todo está en tu cabeza

Salía ahora del gimnasio de boxeo y pensaba que para estar entrenando con chicos de las edades de mis hijas, ni tan mal. Aguanto como un león, que para eso soy de Bilbao 😂

Y me sonreía caminando hacia casa, cuando vislumbraba para mis adentros las “agujetas monumentales” que voy a padecer mañana al levantarme de la cama. “Me pasa por hacerme el gallito” 😂

Creo que soy muy obediente cuando se trata de cumplir las órdenes del entrenador. No me pongo excusas, la verdad. Lo doy todo.

Y pensaba que cuando era niño hacía mucho deporte con mi padre porque la actividad física era religión en casa. Y en alguna oportunidad, cuando confesé sentirme cansado, mi padre, con una sonrisa dibujada de oreja a oreja, me dijo “el cansancio es psicológico hijo”. Y ahí me dejó esa frase rebotando en mi cabeza hasta hoy.

Ahora que rememoro aquella sentencia, me sonrío yo también y pienso “menudo crack mi padre” siempre “inaccesible al desaliento”, en todo lo que se propone en la vida.

En eso, reconozco que sigo un camino similar. Genética y aprendizaje seguramente.

Y paso por delante de este escaparate y me fijo que pone “Todo está en tu cabeza”. Y me vuelvo a sonreír al recordar la frase de mi padre.

La vida es maravillosa

Disfruta del día
#ignacioisusi

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Ayer bajé a la playa a darme un baño. El agua del mar restaura mi ánimo siempre que está alicaído. Y si está en
A lo largo de mi vida he experimentado momentos inolvidables de alegría máxima. Recientemente viví uno de estos instantes, cuando me llamaron de una productora
Las mudanzas son todo un acontecimiento en el que, además de infinitas cajas de cartón, se involucran muchos recuerdos, pensamientos y sentimientos.
Un día escuché que las mejores cosas de la vida son las que se regalan con el alma y se reciben con el corazón.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.