La primera vez al volante

la-primera-vez-al-volante

Mi abuela Mayte que era super joven y guapa (en Bilbao tenía fama de bellezón), me sentó sobre sus rodillas a los mandos de su 600, en un veraneo a finales de los 70.

Aún recuerdo el tacto de aquel volante infinito y brillante. Y a mi abuela gritando “¡acelera Fangio, acelera!

A mi hermano Alberto y a mí nos pareció la pera. Ya en los 80, mi padre nos llevaba los fines de semana a las afueras de Vitoria para “aprender a conducir”. ¡Era un planazo.!

Yo tenía 10 años. Lo recuerdo porque estaba en 5º de EGB y mi profesor se llamaba Fernando Valluerca, que era magnífico.

Mi madre a veces nos venía a buscar al cole con aquel cuatro latas amarillo (Renault 4) matrícula VI-7777.

Cuando me saqué el carnet, hice mi primer viaje con amigos a Laguardia por el Puerto de Herrara y se me pinchó una rueda. Cambiarla fue una Odisea. Tenía 18 añitos 😅

Hoy, una de mis hijas, me ha dicho que su novio se ha comprado un coche muy viejo con marchas. Y está aprendiendo a conducirlo y que me lo deja cuando quiera pero que “please don’t crash it” 😂

Pienso que me hecho mayor y sin embargo, al rememorar estas historias me siento tan feliz como aquel niño que yo era.

Gracias abuela y padres 😘

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Quiero daros las gracias a todos por vuestro apoyo en esta nueva faceta profesional como actor que he iniciado en Estados Unidos.
Todas las mañanas lo primero que hago al despertarme y abrir mis ojos es: “Dar gracias a la vida”.
Siempre he pensado que me siento privilegiado de tener una profesión que me apasiona tanto que no quisiera jubilarme nunca. ¿Por qué debiera hacerlo
Estamos visitando universidades en EEUU. Pronto inicia esta nueva aventura de su vida, otra de mis hijas. En este país realizar este tour supone

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.