¿Por qué hago públicas mis reflexiones?

“Hola Ignacio, inicialmente cuando comencé a escuchar y ver tus videos y reflexiones fui bastante escéptico con su contenido. La red profesional de Linkedin y también otras redes están inundadas de pseudo coaches y pensé, bueno uno más. Vende humo de mundos paralelos, pensaba.

Muchas gracias Ignacio por compartir tus inquietudes y conocimientos por la red. Por toda la energía y buenas vibraciones que compartes en tus vídeos diarios, son una fuente de inspiración y motivación diaria. Para mi has sido un gran descubrimiento. Al final la reflexión me “calma” en el día a día y me hace tomarme la jornada con más alegría y optimismo.

Solo quería compartir contigo porque hace ya un año y medio aproximadamente que te sigo, pero nunca te había escrito.

Cuídate y por favor sigue compartiendo tus vídeos didácticos y reflexivos. Son fantásticos y de mucha ayuda, sobre todo en estos tiempos tan complicados”

Estas son unas palabras que recogen la esencia de los mensajes que suelo recibir.

¿Por qué hago públicas mis reflexiones?

✅ Es terapia para mí.

Hace tiempo comprendí que, al ventilar mis pensamientos, quienes las escuchan se animan a reflexionar y a ordenar las suyas.

Creo que todos juntos somos ya una gran familia que “crecemos en grupo”.

Gracias, de verdad 🙏

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Quiero daros las gracias a todos por vuestro apoyo en esta nueva faceta profesional como actor que he iniciado en Estados Unidos.
Ya solo quedan algunos tickets para la función del viernes 23 de abril. Las demás funciones están “sold out”. 😀😀🚀⭐️. En cuanto salen a
Todas las mañanas lo primero que hago al despertarme y abrir mis ojos es: “Dar gracias a la vida”.
Siempre he pensado que me siento privilegiado de tener una profesión que me apasiona tanto que no quisiera jubilarme nunca. ¿Por qué debiera hacerlo
Hace unos días, alguien a quien conozco poco, me dijo algo que (comúnmente) sería calificado por la mayoría de la humanidad como “una grosería”.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.