Momentos CRUCIALES de la vida

Momentos cruciales de la vida - Ignacio Isusi

Hay momentos en la vida que son cruciales porque marcan un antes y un después en nuestro desarrollo profesional o vital.

Yo tenía 15 años y hablando con mi padre me dice:

«Con tu edad, me di cuenta de que cuando fuera una persona adulta, quería vivir al menos tan bien, a como vivía en casa de mis padres»

Me quedé en silencio valorando lo escuchado y me entró un sentido de la responsabilidad por el cuerpo, que no olvidaré.

Aquella frase de mi padre, me impactó. Por esa época, el ranking de mis prioridades lo lideraban las ganas de juerga y diversión.

Sobrevolaron mis pensamientos sobre -¿cómo vivía yo en casa de mis padres?- y la conclusión fue clarividente:

Tomé conciencia de lo confortable y privilegiada que era mi vida en lo material y emocional.

También comprendí que tendría que esforzarme mucho para alcanzar el nivel de vida (en sentido amplio) que tenía en casa de mis padres.

A lo largo de mi vida he podido estar distraído en algunos momentos, sin embargo, creo que nunca he olvidado aquel regalo de mi padre, en un momento tan crucial como es la adolescencia.

Miro atrás y puedo decir que al menos, vivo tan bien como vivía en casa de mis padres. No ha sido nada fácil.

Momentos cruciales de la vida - Ignacio Isusi

Gracias Antonio Zabálburu por inspirarme

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque
Recuerdo la primera vez que entré en al ascensor de un edificio con más de veinte pisos. Fue en Madrid y me sentí llegado
“¿Y tú que haces?” me lanzó a bocajarro alguien desconocido, amigo de amigo, al segundo de hacerse las respectivas presentaciones de cortesía al cruzarnos

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.