La política española, el trabajo y el yogur de coco

La política española, el trabajo y el yogur de coco - Ignacio Isusi

¿Qué levante la mano al que le guste el yogur de coco?

Lo imaginaba. A la mayoría de los españoles nos aborrece el yogur de coco. Sin embargo, los fabricantes se empeñan en tratar de colarnos este sabor en los super, en los postres del menú de día de bares y en desayunos ¨all inclusive¨ de hoteles. Que se enteren ya las marcas de lácteos: al españolito de a pie, ni se le pasa por el paladar conceder asilo en su nevera a esta raza de yogur. Ni se resigna a tragar la indefinición de este sabor cuando es la alternativa de postre que queda en el menú del día del bareto de abajo de la oficina. Pasa directamente al café y punto. Y qué decir del desayuno buffet de hoteles…cientos de estos yogures malditos, se apilan templaditos en el ostracismo de la bandeja de la caducidad, mientras secuestran al único que sabe a limón.

La política española sabe peor

¡Españoles del mundo! Si no soportáis el yogur de coco ¿por qué os tragáis la política española que sabe peor? Menos mal que con la jornada intensiva la ingesta política de noticias del mediodía disminuye porque se sale del trabajo a las 15h. Un trabajo que a muchos les sabe a trailer repleto de toneladas de cocoteros. Solo les importa el color del dinero aunque el trabajo sepa mucho a yogur de coco.

La política española, el trabajo y el yogur de coco - Ignacio Isusi

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hay quienes piensan que son los “caprichos de unos multimillonarios” que han querido cumplir sus “sueños infantiles”. A mí me parece espectacular lo que
Aprender a disfrutar, en más ocasiones de las que nos imaginamos, puede no ser una tarea fácil. Pareciera el disfrute un sentimiento efímero al
La semana pasada nos dirigimos a la zona de alquiler de vehículos del aeropuerto de Atlanta, a recoger el coche que teníamos reservado, desde

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.