España de mis amores, taconazos y blue collars

8:00am.

-¿Pero por qué cambian la calle si no hacía falta?-, preguntaba con extrañeza a nadie mientras apuntaba la mirada en dirección a la nada una señora de… ¿Mediana edad? Llevaba puesto un aspecto del todo impecable y mucha firmeza en su caminar. De repente, ya fuera del portal, las prisas de la ejecutiva, se abrían camino entre una legión de blue collars made in Spain, que se afanaba por taladrar con estruendo, las baldosas del suelo de Fortuny. Así que sus taconazos, se chocaban con el suelo hecho trizas, hasta doblegar la seguridad de sus pasos. Más tarde, a la hora del almuerzo, (que en España es religión) coincidí en el Aliño de Rafael Calvo con el sudor y el merecido descanso del esfuerzo de los currelas.

-¿Qué os pongo chicos?-preguntó la camarera con cercanía

– De buen humor-, le respondió el más veterano.

Ella le sonreía a la cara.

-¡Ole y ole!- grité en silencio: “Esta es la España de mis amores”.

Nuestros obreros y camareros son imbatibles, profesiones duras y poco consideradas. Este post es para ellos. Por cierto, las nuevas baldosas ya colocadas en tiempo récord y sardinel, presentaban un perfecto estado de revista, sin embargo ¿por qué cambiaron las “viejas”, si estaban nuevas? Cosas de políticos supongo.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hoy solo un mensaje breve para dar las GRACIAS a todas las personas que habéis podido venir a vernos al emblemático teatro 8 de
Ayer acudí como cada mañana a la cita puntual con mis plantas de tomates, pimientos, hierba buena y albahaca. Como cada día, las riego
Ayer bajé a la playa a darme un baño. El agua del mar restaura mi ánimo siempre que está alicaído. Y si está en
Hoy en mi paseo matutino continúo con una reflexión sobre el juego y lo importante que es divertirse, también a edades adultas. Y como
Me despierto y caigo en la cuenta en que, ahora que me voy acercando a los cincuenta tacos, busco integrar más momentos de juego

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.