Escenas de la vida cotidiana

Escenas de la vida cotidiana

Era Marisa, mi mujer, con toda su concentración puesta en reparar nuestra averiada tostadora.

Por supuesto, la ha arreglado como si reparara tostadoras todos los días de su vida porque ella:

-Vale para todo. Lo mismo le da solucionar problemas y conflictos mundanos que encrucijadas espirituales-

Es un ser humano muy especial. Le incomoda que hablen bien de ella porque es muy discreta.

Es importante aprender también a traer la discreción a nuestras vidas.

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía
Ayer fue el día del padre en EEUU. Así que propuse a mi mujer e hijas ir a cenar juntos a un sitio que
Ayer me llamó mi padre por teléfono. Estuvimos más de una hora hablando, de la vida, del trabajo, de dinero, de padres e hijos,
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque
Os confieso chicas que he sentido una amable y humana decepción paterna, esta noche en la cena.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.