Crimen y castigo

Crimen y Castigo - Ignacio Isusi

-¿Desean beber algo,? – pregunté ayer a los dos jóvenes que vinieron a casa a instalar unos muebles. – tengo coca cola, sprite, agua- , les ofrecí.

-Sprite- respondió el más joven a secas y sin dar las “gracias”.

Volaban las horas y veía que la funda nueva de un sofá viejo de Ikea seguía dentro de su caja.

– ¿Me pondrán por favor la funda nueva en el sofá verdad?- La respuesta cayó a plomo, en mi duda, confirmando mi sospecha.

– No señor – me respondió con acento cubano y mirada de satisfacción, -eso no está incluido en la orden-

-¿Y ustedes me harían el favor, debe ser un error…? (les hubiera pagado por invertir unos minutos más en hacerlo, pero esperé).

-No tenemos tiempo- me dijo sin dar opción.

-Está bien. El Cosmos se encargará entonces de poner las cosas en su sitio- les advertí divertido en plan guru, mientras me miraban como las vacas al tren.

Crimen y Castigo

Y por la noche el Cosmos habló. Los montadores se olvidaron un transformador enchufado a la pared de mi salón ¿Se te ocurre alguna moraleja? ja,ja ? (les he dejado aviso en el móvil, ¿vendrán a por él?)

Crimen y Castigo - Ignacio Isusi

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Anoche tras la función experimenté uno de los sentimientos más hermosos que hacía tiempo que no tenía, la ternura.
Hay anécdotas cotidianas que se repiten de manera inexorable en ambas realidades familiares. Por ejemplo, cada vez que trato de beber un vaso de
A mi abuela Maria Teresa, que todo el mundo le llamaba Maite (en euskera significa amor) le parecía todo un acontecimiento aparecer en el
Quiero daros las gracias a todos por vuestro apoyo en esta nueva faceta profesional como actor que he iniciado en Estados Unidos.
Ya solo quedan algunos tickets para la función del viernes 23 de abril. Las demás funciones están “sold out”. 😀😀🚀⭐️. En cuanto salen a

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.