Ayer tuve un día flojito

Ayer tuve un día flojito

Por la noche, mientras cocinaba un sofrito espectacular con receta secreta, pensé en todas las personas que están ahora en las UCIS. Y en sus familiares.

Mi mente es así de oportuna. Siempre me pone en mi sitio, cuando menos lo espero.

“Eso sí que es un motivo para estar realmente preocupado y emocionalmente conmovido”, pensé.

Entonces recordé la primera vez que estuve en la UCI. Fue en compañía de mi padre visitando a mi madre, recién operada de urgencia de un vértebra del cuello, por culpa de un cáncer que le había invadido su cuerpo entero.

Allí, frente a aquella cama, quise desaparecer. Fui testigo de uno de los momentos más hermosos que he vivido en mi vida y hoy comparto contigo porque pienso que es conveniente.

Mi madre, llena de cables y rodeada de máquinas, miraba a mi padre reconfortada. Entonces, él tomó su mano mientras le besaba y repetía emocionado y con toda la ternura del universo: “amor mío, amor mío”.

Nunca lo olvidaré.

Un abrazo enorme para quienes tienen un ser querido en el hospital.

¡Viva la vida! ¡Viva el amor!

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Os cuento que mi héroe, ese padre viudo septuagenario del que os hablo a menudo, me tiene una vez más impresionado con su energía
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo
Tengo dos buenos amigos que ahora mismo están surcando los mares en travesía colosal. Nos envían esta foto preciosa. Son unos valientes admirables la
Es importante que lo tengas en cuenta. Solo es un gesto sencillo que aporta bienestar al cuidado de las personas impedidas que están en

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.