¡Tiburón! ¡Tiburón!

Tiburon

Por fortuna, el susto quedó en una anécdota.

Regresaba mi sorpresa a la normalidad, cuando de repente, pasó por delante de mí, un humano calzando unos llamativos “botroncos” Parecía recién llegado de la operación “tormenta del desierto”.

Entonces pensé: “¿será un militar retirado que añora sus caminatas por otras arenas?”. Desde luego, ¡eso es no tener complejos! y conste que me parece estupendo. Sus motivos tendrá para llevar esas botas puestas ¿no?

Luego fui a casa e hice una paella espectacular de aspecto y de sabor (preparar un buen caldo de pescado es esencial). Sin embargo, el arroz me quedó duro 🙈. Hay algunas marcas, como “Bomba” que o cuatriplicas la relación caldo-arroz, o en Miami con el calorazo y humedad que hace a estas alturas, es imposible domarlo.

Y pensaba ahora en estas y otras anécdotas cotidianas y que no hay en la vida, como colocarse de espectador de uno mismo y de lo que acontece a nuestro alrededor, para aprender a evaluar las situaciones con ecuanimidad y sin prejuicios.

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Voy a publicar ahora mismo este pensamiento que tengo. Y desde luego, no voy a considerar si lo va a leer mucha gente o
A alguien puede parecerle una frivolidad lo que os voy a contar, pero estoy un poco melancólico y me apetece hacerlo
Hay quien dice que soy un personaje, otros piensan que soy raro. Alguna vez me han llamado “ente” y muchos se sorprenden conmigo porque

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.