Sobre el respeto y la belleza

Reproducir vídeo

Siempre he pensado que las personas que faltan al respeto es porque no saben respetarse a ellas mismas. Hoy he vuelto a ser testigo de esos sacrilegios cotidianos a los que pareciera que debiéramos acostumbrarnos por ciencia infusa y porque “todo vale” y es “mi derecho”. Son malos tiempos para el respeto que mereciera siempre la observancia de la elegancia que lleva siempre la belleza. Disfruta del día

(transcripción automática)

Hola ¿Cómo estás?

Bueno, aquí sigo un día más caminando por la vida. Mira hoy con ganas de hablar sobre el respeto, sobre la falta del respeto. Sobre el respeto hay muchas definiciones sobre ellas y sobre la palabra respeto, yo no sé, me quedo con la idea de que es la consideración, el considerar, considerar a las personas, considerar las cosas, considerar los animales, considerar la naturaleza por alguna razón, por alguna cualidad, por lo que sea.

¿No?, y bueno al convencionalismo, respecto del respeto y estándares no para todo el mundo no todo mundo le afecta a las cosas de igual manera uno se siente siente que le falta al respeto con cuestiones que a otros no, bueno un mundo no, pero fijaros a mí hay un tema que reconozco que me lo tengo que mirar pero que me da mucha tristeza cuando estoy en la naturaleza como me ha pasado ahora te ayuda a mí puentecito de madera como voy siempre.

Hoy me encuentro allí pues algunos señores, señor y señora ya mayorcitos desde luego, nada ninguno críos pegando unos gritos hablando en voz alta, con sus bicicletas, ocupando todo el espacio. Me han visto llegar en lugar de ordenar un poco sus mochilas,  pues para permitir al que llega, en este caso yo, pues bueno que se pueda incorporar al balcón les ha importado una higa, ellos estaban a los suyo. Me han saludado, eso sí, y luego había otra una chica jovencita con un altavoz a todo volumen, a todo meter, como diría alguno y me ha parecido surrealista la imagen que me ha arrancado casi una sonrisa al final.

Me he ido ahí, a una esquinita contra un huequito y me he puesto allí pero sobre todo la consideración que yo hacía de su falta de consideración pero para con ellos mismos no iniciamos, jo, es como estar en un templo y de alguna manera me resulta como una agresión como como si se estuviera agrediendo un contexto un entorno que es casi sagrado yo diría no para mí la naturaleza sagrada, los seres humanos seguramente lo seamos, pero me parece que merece un respeto extraordinario me da mucha tristeza, cuando veo basura cuando veo también que en lugar de estar aprovechando el sonido del mar el sonido de la brisa de las palmeras, que están moviéndose, no, de todo de los animales, de los pájaros y la gente está con un
altavoz allí con una música horripilante, pero bueno ese es otro tema, dicen que sobre gustos no hay nada escrito, aunque hay muchísimo escrito eso no puede generar ninguna emoción positiva por por el ruido estridente que provocaba en ese contexto de ese entorno no sé es todo como que yo parece que es de sentido común pero no sé a nadie se le ocurriría una vocación
en un funeral no tener una actitud no convencional respecto de hacer algo que no proceden o no procede no toca, pues a mí me parece que en la naturaleza no toca muchas cosas y hay gente que se empeña en llevar allí comportamientos que no proceden es un tema de educación, es un tema de falta empatía, no sé es como que no ha entendido hay personas que no entienden que nuestra nuestra esencia nuestro lugar nuestro nuestro estar maravilloso y completos en la naturaleza y están empeñados en transgredirlo agredirlo mancillarlo devastarlo, bueno vamos que me cabrea mucho.

Bueno sin más una anécdota al respecto hay que cuidar el respeto y respetarnos a nosotros mismos!

Bueno nada más, que tenga su gran día como siempre una reflexión un tanto alocada que no sé qué nos lleva algún sitio seguramente a pensar otras cosas nada más por un abrazo grande.

Ciao, que tengas un gran día cuídate

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque
Recuerdo la primera vez que entré en al ascensor de un edificio con más de veinte pisos. Fue en Madrid y me sentí llegado
“¿Y tú que haces?” me lanzó a bocajarro alguien desconocido, amigo de amigo, al segundo de hacerse las respectivas presentaciones de cortesía al cruzarnos

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.