¿Por qué sufrimos?

Reproducir vídeo

Seguramente no haya una única respuesta a este dilema.

Para el estoico, Epicteto por ejemplo, el sufrimiento era tan solo “el juicio que hacemos de lo que acontece”, para algunas religiones y en determinados momentos de la historia, un sentimiento necesario para alcanzar el más allá…

En mi paseo de hoy, comparto contigo algunos ideas sobre “el sufrimiento” gracias a la conversación que ayer mantuve con este hombre sabio que es mi amigo y maestro, el médico psiquiatra, Roberto de Inocencio.

Ojalá te resulte de alguna utilidad

Disfruta del día

Hola buenos días, ¿cómo estás? Aquí sigo en mi paseo matutino, un día más. Mira, hoy con ganas de compartir contigo una reflexión que tiene que ver con el sufrimiento, lo quiero hacer porque ayer lo hablé con un amigo mío, que es para mi una de las personas más sabias que conozco, Roberto de Inocencio, médico psiquiatra, al que yo quiero muchísimo y del que he aprendido muchísimo y aprendo cada día.

Ayer le pregunte que por qué hay personas que viven asentadas en el victimismo, una suerte de sufrimiento constante. Ahí coincidíamos en que puede haber una herencia judeocristiana, casi tema cultural, que ya sabes que cuando se vive en el martirio, martirizándose uno en su vida, en su día a día, pudiera ser que tiene la idea de que en el más allá va a tener una entrada mucho más factible, mucho más benévola, va a tener un atajo. Pero al margen de esto, él me decía que el sufrimiento para él es cautivador y avasalla, y en la línea, es cautivador en su doble perspectiva, que me encantó, de que te captura de alguna manera, y de que te seduce. Es cautivador en esa perspectiva de la seducción.

Yo suelo decir que hay un componente adictivo en ello. Concluíamos que para poder superar el sufrimiento, una palabra que yo digo tantas veces, indefectiblemente o irremediablemente es necesario ser una persona ambiciosa. Y me encantó. Yo cuando lo escuche le pregunté que por qué. Claro, ¿qué fuerza hace falta que solo puede dar la ambición, de querer entrar a reparar, a concluir, a arreglar, a hacer sentido de aquello que hirió, de aquello que me ha hecho daño, de aquello que me ha hecho sufrir?. Pues eso además comporta, yo creo, una suerte de valentía especial. Y no todo el mundo está preparado, de ahí que la gente yo creo que prefiere muchas veces plantearse si quiera, si en algún recóndito lugar del alma existe una mínima gota de ambición, pues para poder sortear este sufrimiento.

Nada más, solamente trasladar esta reflexión, por si a ti te invita también a reflexionar, sobre tus sufrimientos, sobre la de las otras personas que tengas en tu vida y seguir creciendo juntos. Nada más, te mando un abrazo grande. Bueno, chao! Sin sufrimientos eh. ¡Cuídate!

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Nuestro estado de ánimo tiene muchas maneras de mostrarse. Una de ellas es la voz. El timbre de voz o la manera que tenemos
Me dicen que en España no se va a vacunar los siete días de esta semana. Al menos no, en todas las Comunidades Autónomas.
Qué difícil es ser un buen padre. En mi paseo matutino de hoy reflexiono sobre la dificultad de ser un buen padre.
Desde hace tiempo pienso que cada día es maravilloso. Y lo es, porque si prestamos atención a lo que sucede fuera de nuestro ombligo,
Ante el EXITAZO inesperado de la comedia de teatro “La que se va a armar”, en la que actúo en el personaje de Leandro,

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.