FRACASAR en la VIDA

Fracasar en la vida - Ignacio Isusi

Alguien de la red de LinkedIN que siente que ha fracasado en su vida, me ha pedido que hable de este tema.

Ojalá pueda resultarte de alguna utilidad las reflexiones que te comparto hoy.

Éxito y fracaso, quizás dos caras de una misma moneda.

Ahora que estoy en mi paseo matutino, te quiero hablar del fracaso, el fracaso en la vida.

Lo quiero hacer porque ha habido una persona que me ha mandado mensaje por privado en un tono un tanto lánguido, triste y casi en clave de depresión. Me decía que tenía interés en que yo hablara del fracaso porque, de alguna manera, se siente así.

Me decía que después de haber tenido una trayectoria en lo académico brillante, no ha conseguido en la vida alcanzar los objetivos que se había marcado en lo profesional. Eso le había provocado una profunda tristeza y casi, yo diría, que devastación existencial.

Lo primero que he hecho ha sido, invitarla a tener una conversación antes de que haga ninguna tontería, porque, así más o menos, me deja entrever lo que me cuenta.
Me parece bien afortunado hablar de este tema. Siempre tengo una tendencia quizás a hablar de temas positivos o del éxito en la vida, efectivamente, la otra cara de la moneda es el fracaso.

Yo quiero decir que el no lograr, el no alcanzar los objetivos marcados: el fracaso, este sentimiento de fracaso que hemos tenido todos y que tú habrás tenido también a lo largo de tu vida. Yo siempre he sido muy partidario, al menos en un momento de mi vida, de aceptarlo como algo consustancial a la vida y, en definitiva, no es más que una oportunidad de aprendizaje. La vida es puro aprendizaje. Yo entendí esto hace tiempo.

Las personas son los observadores diferentes de la vida y tenemos unas herramientas a nuestra disposición para poder accionarla y, de esa manera, tratar de perseguir nuestros objetivos, los que nos marcamos, y a veces, logramos los objetivos deseados y a veces no.

Cuando no lo logramos, lo que hacemos es aprender. Aprender a tomar acciones nuevas que nos permitan alcanzar esos objetivos que no hemos conseguido en la primera vez, y así vamos a ir por la vida, constantemente aprendiendo.

Es verdad que, incluso a veces, después de accionar múltiples aprendizajes seguimos como, digo yo, chocándonos contra la pared sin lograr alcanzar esos objetivos y eso nos genera mucha sensación de frustración de fracaso.

Una vez entendido que desde ese “ser todos todas las personas observadoras diferentes de la vida” para alcanzar determinados aprendizajes necesitamos de la otra persona, de los otros seres humanos que nos permitan, como digo yo, hacer sentidos nuevos que nos permitan girarnos de nuestro pedestal y hacer sentidos nuevos desde nuestra forma ciega.

El aprendizaje en el fracaso

Todas las personas tenemos una zona ciega. Es como los coches que tienen una zona ciega. Todos lo habéis experimentado en alguna ocasión cuando habéis planteado una dificultad o un problema. Alguien que os quiere os ha hecho ver, o os ha ofrecido una interpretación que os han permitido verlo desde un lugar distinto. Os ha hecho un sentido nuevo ¿verdad? Ahí se ha producido un aprendizaje que va mucho más allá de lo habitual. Un aprendizaje transformacional, es un aprendizaje que me ha cambiado, de una forma total, de una forma impactante, y que me ha permitido tomar una nueva acción desde ese aprendizaje nuevo. Tomar una anulación que ahora sí ya bien me permite alcanzar el objetivo que perseguía y, por lo tanto, obtener el resultado deseado o no o simplemente tomar conciencia de que eso no podía ser y aceptarlo. Pero aceptarlo desde la paz, bien alejado de lo que supone ser una aceptación resignada o resignarse con el resultado que uno no va a alcanzar.

Bueno, nada más. Solamente esta reflexión, quizás un tanto Friki, pero creo que te puede poner alguna luz. Sobre todo, yo siempre digo, entender que la vida es un aprendizaje. Que todo es perfecto y necesario. Que tampoco hay que dramatizar y que cuando uno se siente con una situación de fracaso profunda, que seguramente está rayando la depresión, ponerse manos de los profesionales que para eso están. Para permitirnos conversar y tener la oportunidad de poner luz en nuestra zona ciega y sacarnos de esa angustia.

Que tengas su gran día.
Yo desde este paraíso, la verdad, es un privilegio, una delicia. Mira cómo está el mar hoy, es una preciosidad.

Nada más que tengas un gran día. Chao.
Cuídate.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Paseaba ahora mismo por este camino y he recordado que un día apredí que para que en la vida haya luz, tiene que haber
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Ayer estuve en un evento organizado por unos amigos, de los que te encuentras con personas interesantes. Fue el primero de este tipo sin
“¿Y tú que haces?” me lanzó a bocajarro alguien desconocido, amigo de amigo, al segundo de hacerse las respectivas presentaciones de cortesía al cruzarnos
Muchas veces me preguntan en qué consiste mi trabajo como coach. Suelo decir que acompaño a personas en sus procesos de aprendizaje. Que un

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.