¡El Ego hay que tenerlo a raya!

El Ego - Ignacio Isusi

Me dicen en LinkedIN, que he alcanzado los 48.162 seguidores.
Entonces me he auscultado mi Ego, para comprobar que todo estaba en su sitio y no se habían producido fallas por el ¿logro?

De momento, sigo con los pies en la Tierra. ?

Mantengo la estima justa y necesaria para gobernarme por la vida, con la normalidad que requieren las buenos valores y sin los aires de grandeza que aparecen tras las conquistas. ?

Al Ego hay que vigilarlo y tenerlo a raya.

Sobrestimarse, solo sirve para elevarnos y perder la distancia que nos separa del suelo.

A veces, en mis viajes, hay personas que me reconocen en los aeropuertos, hoteles… y me preguntan si soy Ignacio Isusi, el de Linkedin.

Cuando sucede en presencia de mis hijas, me toman el pelo y me advierten con cara seria: «Papá: que no se te suba la fama a la cabeza ¿eh?», y luego se tronchan de la risa.

Entonces, evoco esa maravillosa frase que se atribuye al emperador estoico Marco Aurelio y que un esclavo susurraba a los generales, (al regresar victoriosos de sus campañas en el extranjero) cuando recorrían las calles de Roma, mientras sostenía sobre su cabeza, una corona de Laurel:

«Mira atrás y recuerda que solo eres un hombre (y no un Dios)».

Disfruta de tu día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Ya solo quedan algunos tickets para la función del viernes 23 de abril. Las demás funciones están “sold out”. 😀😀🚀⭐️. En cuanto salen a
Hace unos días, alguien a quien conozco poco, me dijo algo que (comúnmente) sería calificado por la mayoría de la humanidad como “una grosería”.
Nuestro estado de ánimo tiene muchas maneras de mostrarse. Una de ellas es la voz. El timbre de voz o la manera que tenemos
Muchas gracias a todos por vuestro apoyo. Han sido 12 funciones “sold out”, en las que la hemos armado disfrutando muchísimo.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.