¡Cómo me cuesta perdonarme!

Cómo me cuesta perdonarme

Con mis dos primeros enfados no me costó demasiado pedir perdón. A pesar de que no era lo que me pedía una parte de mi ser, el corazón lo tenía claro: me había equivocado.

Encontré alivio y paz al reconocer mi error y pedir perdón a quien correspondía.

Sin embargo, el tercer enfado está resultando el más complicado de resolver. Este tiene que ver con los otros dos enfados anteriores:

– Estoy enfadado por haberme enfadado –

Y creía que había madurado lo suficiente y crecido y resuelto algunas cuestiones de mi ego que en tiempos pasados me habían llevado a callejones sin salida.

Y escribo este post para poner un poco de luz en mi propia decepción.

Y pienso que sigo siendo duro e inflexible conmigo mismo. Creo que es porque tengo una imagen de mí a la que otorgo demasiada importancia y relevancia.

Y lo cuento aquí a todos vosotros para mostrar mi vergüenza y así aprender a quitarme importancia y vivir con más liviandad y sencillez.

¡Cómo me cuesta perdonarme! 🙈

Gracias por acompañarme

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Quiero daros las gracias a todos por vuestro apoyo en esta nueva faceta profesional como actor que he iniciado en Estados Unidos.
Todas las mañanas lo primero que hago al despertarme y abrir mis ojos es: “Dar gracias a la vida”.
Siempre he pensado que me siento privilegiado de tener una profesión que me apasiona tanto que no quisiera jubilarme nunca. ¿Por qué debiera hacerlo
En mi paseo de hoy, reflexiono sobre la amistad y la posibilidad de retirar la condición de amigo a alguien que lo fue.
Han vuelto a ser tres días de función espectaculares. La de ayer, se la dedicamos a mi madre (habría cumplido 73 años).

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.