“Si los norteamericanos se enteran, nos invaden seguro”

La Vida en España

Hablaba con un directivo español que viaja mucho por el mundo sobre lo bien que se vive en España, en general. Le dije que estoy de acuerdo con su observación y añadí: “si los norteamericanos se enteran, nos invaden seguro”. ?

La Vida en España

También coincidíamos en que reconocer la existencia de este estado de bienestar, se escucha poco y con la boca pequeña. Luego le conté que vi hace unos días a Plácido Domingo, en el programa de Pablo Motos. El cantante afincado en New York, veía dos Españas: la alegre, que es la de la calle, los bares, la gente que va al cine, al teatro, de tapas…? Y luego está la España de la que hablan los políticos en los medios de comunicación.

Por cierto, que este programa tan exitoso siento que no alimenta mi mente demasiado. La distrae. Me explicaba otro amigo que ahí radica su éxito (puede tener razón): “después de una jornada de trabajo la gente quiere relajarse, desestresarse y en definitiva no pensar… encefalograma plano”. Entregarse en cuerpo y alma al puro ocio-entretenimiento sin procesar mucho, pienso yo que en una suerte de fastfood televisivo. Desde luego su fórmula funciona de maravilla y reconozco su mérito. Algo estarán haciendo bien.

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

En mi última década en la vida, una de las frases que más me han repetido personas que me conocían desde siempre es: “Ignacio,
Ayer fui testigo en la playa, de una de esas escenas de película, en la que alguien gritaba “¡tiburón! ¡tiburón!”, mientras los bañistas que
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Hoy cumple mi hija mayor 21 años. Se llama Cristina. En el desayuno cada uno le ha entregado su regalo. Nos hemos reído mucho porque
Recuerdo la primera vez que entré en al ascensor de un edificio con más de veinte pisos. Fue en Madrid y me sentí llegado
“¿Y tú que haces?” me lanzó a bocajarro alguien desconocido, amigo de amigo, al segundo de hacerse las respectivas presentaciones de cortesía al cruzarnos

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.