Gestionando la incertidumbre

Reproducir vídeo

¡Buenos días! Ya ha llegado el día de nuestro encuentro “Decirte que te quiero”. ¡Bien! ??

Y aquí estoy yo, recién desayunado gestionando la incertidumbre. Me encanta esta sensación.

Nos vemos en el Aula Magna del CEU, San Pablo en Julián Romea 23 a las 7:00 pm

Disfruta mucho del día. ??

Buenos días. ¿Cómo estás? Yo sin voz. No, estoy con voz. Solamente este mensajito rápido para decirte que nos vemos hoy a las siete de la tarde en Julián Romea número 23 en la charla, evento, encuentro “Decirte que te quiero”.

Estoy súper expectante. El sábado en Santander la verdad es que disfruté muchísimo. Tengo muy bien la voz. La verdad que pensaba que iba a estar peor. Creo que vamos a disfrutar mucho.

Gestionando la incertidumbre

Y, aquí estoy tratando de gestionar la incertidumbre que es algo bien bonito. Es un auténtico ejercicio del que algún día hablaré en estos paseos matutinos que hago por Miami.

Ahora tengo una sesión con un cliente no me puedo entretener demasiado. Luego, tengo una entrevista en expansión lo cual me hace mucha ilusión porque no es cualquier cosa. Me parece que de alguna forma es un hito en lo que puede ser mi profesión, para mí. Me resulta interesante. Hace años me entrevistaron, pero en mi otra vida de emprendedor.

Tenía que decirlo porque mi ego me estaba diciendo que lo dijera. Bueno, bobadas mías que se me ocurren, pensamientos en voz alta.

Y, luego tengo una comida con varias personas que me están ayudando a organizar este tema de LinkedIn. Después un poquito descansar y ya las 7 iré para allí, para el aula magna del CEU que, por cierto, tengo que darle las gracias porque nos ha cedido este espacio de forma gratuita. También, quería hacerlo aquí.

Que tengas un gran día. Disfruta a ver si no nos llueve. Estoy viendo que está un día bastante decente y podemos llegar allí todos sanos y salvos. Cuídate mucho y disfruta mucho del día. Chao.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hay quienes piensan que son los “caprichos de unos multimillonarios” que han querido cumplir sus “sueños infantiles”. A mí me parece espectacular lo que
De niño quería brillar. Con diez años soñaba con ser futbolista (¡cómo no!). Era mi gran sueño. Recuerdo que me apasionaba jugar al fútbol.
Cuando ayer vi esta foto, recordé una anécdota que me ha acompañado en mi memoria desde mis diez años.
A lo largo de mi vida siempre he tratado de adaptarme a las nuevas circunstancias que me han sobrevenido. Hay quien dice de mí,

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.