LA DIGNIDAD

Reproducir vídeo

En mi paseo matutino de hoy reflexiono sobre la DIGNIDAD.

Y lo hago en compañía de alguien a quien aprecio de verdad, porque es muchas cosas buenas. Pero sobre todo, porque es un padrazo y un gran amigo.

Ojalá todos pudierais conocer a Nicolas Vallejo-Nagera.

Aquí estoy con mi amigo Nicolás, con Colate, que hemos venido a dar un paseo por Honduras (risas), estamos en Miami. Es un lugar maravilloso aquí cerca de Key Biscayne, que ha bajado la marea y está espectacular, luego te lo enseño.

Veníamos hablando él y yo de temas de trabajo y, sobre todo, fundamentalmente de la dignidad, de cómo afecta el mundo de la fama, el bureau de la fama.

Yo le venía diciendo a Nicolás que me acordaba de un aforismo de Nietzsche que dice:

Quién no se crea a sí mismo miente siempre.

Muchas veces a los famosos les pasa esto, no es el caso de Colate, afortunadamente, aunque mucha gente no lo sabe porque el personaje puede devorar a la persona.

La dignidad

Con la dignidad pasa lo mismo. La dignidad es el respeto que se tiene cada uno a sí mismo y, por lo tanto, a los demás. Si uno se respeta a si mismo respeta a los demás. Porque si uno no se respeta a sí mismo, es imposible que respete a los demás.

A veces incluso respetándose uno a sí mismo los demás no te respetan porque enseguida adjudican clichés o adjudican tópicos o famas muchas veces inmerecidas.

Os dejamos con nuestra oficina de hoy.

¡Buen día!

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Sobre la empatía y la dificultad para empatizar con los “no empáticos” ¡Qué sería de la vida si dejáramos de aprender!
Hoy comparto con todos, mi voz. Y lo hago von motivo del evento espectacular que ha organizado, un año más, Borja Rodrigo – RODB
Ayer una gran mujer con prestigio y éxito profesional, me preguntó sobre lo que podía hacer para crecer como persona. “Siento que el universo

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.