¿De qué color es mi alma?

Mi alma es de color arco iris - Ignacio Isusi

Qué pregunta más difícil. ¿De qué color es mi alma? Siempre, cuando recibo preguntas tan poéticas como está, inevitablemente tiendo a pensar una respuesta como importante, que suene bien, y eso me desconecta de la esencia de mi propia esencia, de lo que realmente seguramente me gustaría decir y me cuesta muchísimo contestar a esto. Por esa tendencia que tengo a buscar lo mejor, lo perfecto, lo importante, lo que suena bien, lo que cala, lo que conecta… Igual la respuesta es mucho más sencilla que todo eso y no es nada importante.

Me viene a la cabeza el arco iris, seguramente por un poema que una vez escribió una hija mía, maravilloso. Mi hija Carmen era muy pequeñita, tenía cuatro años o cinco. Todavía lo conservo. Es un poema precioso y que habla de los colores. Quizás lo mejor sea recordarlo aquí no porque es entrañable y dice así dice negro es la oscuridad que nos separa la vida.

El color de las olas en la marea alta.

Rojo, el color de todos los corazones amados.

El amarillo es el color del sol al amanecer.

Verde es el color de la naturaleza en la que vivimos.

El morado es el color de las flores preciosas como la gente que está leyendo este arcoíris.

 

Luego me dibujaba un arco iris.

Mi alma es del color del arco iris

A mí me parece conmovedor. Quizás esto refleje bien cómo puedo sentirme hoy o cómo mi alma se siente hoy respecto de esta pregunta.

Tengo esa capacidad, muchas veces, de tener mi alma un tanto camaleónica para poderme adaptar a las almas de otras personas a las que acompaño por vocación de servicio, que es mi trabajo, mi oficio, pero seguramente tenga que ver las comunas de mi propia vida.

 

El alma de cada persona

Trato siempre de intentar encontrar lo mejor del alma de cada persona. Creo que las almas de todas las personas merecen mucho la pena. Y digo todas, entonces, quizás mi alma no tenga que ver con ser un alma multicolor. Quizás sea lo opuesto, quizás mi alma sea transparente con capacidad de adaptarse a todo.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hay quienes piensan que son los “caprichos de unos multimillonarios” que han querido cumplir sus “sueños infantiles”. A mí me parece espectacular lo que
De niño quería brillar. Con diez años soñaba con ser futbolista (¡cómo no!). Era mi gran sueño. Recuerdo que me apasionaba jugar al fútbol.
Cuando ayer vi esta foto, recordé una anécdota que me ha acompañado en mi memoria desde mis diez años.
A lo largo de mi vida siempre he tratado de adaptarme a las nuevas circunstancias que me han sobrevenido. Hay quien dice de mí,

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.