Sobre el Amor y Liderazgo.

sobre el amor y el liderazgo - Ignacio Isusi

El sábado conversaba distendídamente, con varios líderes de prestigio internacional sobre la importancia del Amor en la vida y desde luego, también en los contextos profesionales.

Reconozco que me siento un privilegiado por poder tener acceso a personalidades con talento. Aprendo mucho con ellos.

Yo pensaba que me iban a mirar como las vacas al tren… pero nada más lejos de mi prejuicio.

Amor y Liderazgo

Mostraron estar de acuerdo con que Amor y Liderazgo debieran ir juntos de la mano.

Ayer mismo, uno de ellos me reiteraba públicamente en esta red profesional (algo que valoro especialmente) lo siguiente:

«…Ignacio, tú y yo hemos hablado, de algo muy importante en un líder y es el «amor».

La semana pasada diste una conferencia tú en España, hablando precisamente de este enorme componente. Para mi, un líder tiene que «querer» a su gente, quiere que crezcan, quiere ayudarles a ser los mejores y en definitiva, ponerse a disposición de su equipo para que sean ellos quienes consigan sus objetivos y no al revés! Por eso, cada día tenemos todos que seguir aprendiendo, mejorando y siendo algo más humildes!»

Ojalá algún día, todos los “líderes” del mundo, aprendan a querer de verdad, a las personas a quienes lideran.

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hay quienes piensan que son los “caprichos de unos multimillonarios” que han querido cumplir sus “sueños infantiles”. A mí me parece espectacular lo que
De niño quería brillar. Con diez años soñaba con ser futbolista (¡cómo no!). Era mi gran sueño. Recuerdo que me apasionaba jugar al fútbol.
Cuando ayer vi esta foto, recordé una anécdota que me ha acompañado en mi memoria desde mis diez años.
A lo largo de mi vida siempre he tratado de adaptarme a las nuevas circunstancias que me han sobrevenido. Hay quien dice de mí,

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.