“Contratar despacio, despedir rápido”/ “Hire slow, fire fast”.

Contratar despacio, Despedir Rápido - Ignacio Isusi

Casi un lema que ya conocerás y que al menos en Estados Unidos, se escucha mucho: “hire slow, fire fast” / «Contratar despacio, despedir rápido».

Yo nunca he tenido clara la conveniencia de ser fiel a esta aseveración. Quizás, porque en mi casa, siempre nos dijeron que “en esta familia hijo, somos personas de dar segundas, terceras y cuartas oportunidades a los demás”.

Reflexiono hoy sobre este tema, sin llegar a ningún puerto certero, creo.

¿Qué piensas tú sobre ello? Gracias por tu opinión que me interesa mucho.

Bueno, aquí estoy en mi paseo matutino. Caminando por la vida un día más.

Mira, hoy quería traer una frase que aquí, en Estados Unidos, se escucha mucho que tiene que ver con las contrataciones y los despidos que dice

Hire slow, fire fast.

O sea, “contrata despacio, despide rápido”.

Esta frase me llevó a pensar en cómo había sido en mi vida el uso o no uso de esta frase. O en las empresas en las que yo he estado. Yo diría que, en mi caso personal, afortunadamente no he tenido que despedir a mucha gente, a muy pocas contadas con los dedos de una mano.

Nunca he tenido una dificultad expresa. Creo que he sabido ser asertivo y empático y creo que había unos motivos razonados y más que razonables.

Llevándolo también al terreno de cliente-proveedor, ahí quizás si he que me visto con más dificultades. Pienso que muchas veces es verdad que detectamos enseguida que un proveedor quizás no es el que mejor se ajusta a tus necesidades, pero en mi caso personal, siempre he sido partidario de dar primeras, segundas, terceras y cuartas oportunidades ¿no?.

Mira qué bonito, cómo está esto, precioso, ¿eh? Que preciosidad.

Para, bueno, discernir si soy yo el que se está equivocando, porque puedo estar equivocado y no estoy viendo algo, una parte talentosa que me apetece utilizar, aprovechar o sondear de esa persona. Pero también quizás, es sesgado por una frase que escuchaba yo en mi casa:

“En esta casa somos personas de dar primeras, segundas, terceras, cuartas, quintas y sextas oportunidades.”

Y a mí siempre me gusta dar muchas oportunidades a las personas, antes de prescindir de servicios o de su competencia profesional. Por eso diría que en lo personal me pasa lo mismo.

No lo sé, quizás pueda estar equivocado, porque esto a veces provoca un desgaste energético muy potente para, al final, cuando ya tienes una experiencia de vida darte cuenta que te ha vuelto a pasar, me ha podido volver a suceder. Por un afecto, por una dificultad, pueda entrañar alguna decepción respecto de la otra parte, pues más de la amistad personal. Sigues atado a algo, a un servicio profesional que no necesariamente te está dando lo que necesitas.

Y al final, aquello es un poco como la gota ya. Volviendo a la frase que traía al principio, llevándola a clientes y proveedores puede ser un tanto cierta: Contratación despacio, sosegada, pero quizás prescindir del servicio de una manera moderadamente rápida.

Nada más solo es una reflexión, no pretendo tener siempre razón, espero que te sirva para reflexionar a ti y aportarte a ti mismo algún valor respecto a esto que comparto contigo.

Cuídate mucho, que tengas un gran día. Ciao!

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Paseaba ahora mismo por este camino y he recordado que un día apredí que para que en la vida haya luz, tiene que haber
A mis casi 50 años 🙈, hace unos minutos, acabo de grabar el primer casting de mi vida para una serie de un canal
Ayer estuve en un evento organizado por unos amigos, de los que te encuentras con personas interesantes. Fue el primero de este tipo sin
“¿Y tú que haces?” me lanzó a bocajarro alguien desconocido, amigo de amigo, al segundo de hacerse las respectivas presentaciones de cortesía al cruzarnos
Muchas veces me preguntan en qué consiste mi trabajo como coach. Suelo decir que acompaño a personas en sus procesos de aprendizaje. Que un

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.