Aquel café inolvidable

Aquel café inolvidable - Ignacio Isusi

Llevaba trabajando en mi primera empresa apenas un año. Y mi jefe me preguntó si tenía tiempo para bajar a la calle a tomar un café. -¡Claro que sí!- respondí sin dudar.

Recuerdo perfectamente lo que sentí en aquel momento: miedo.

Y lo sentí, porque pensé que me iba a despedir. Quizás mi trabajo no había estado a la altura de sus expectativas.

Cuando nos encontramos los dos solos con la taza de café en un barcito que estaba cerca de la oficina, me dijo para mi sorpresa, que estaba muy contento con mi trabajo y me preguntó si quería ser “socio” de la compañía.

Casi rompo a llorar de la alegría y del alivio. No solo no me iba a echar a la calle, sino que me quería como socio.

Esta anécdota profesional de mi vida, me sirvió para entender que mi esfuerzo y trabajo me había llevado a una oportunidad que me cambiaría la vida.

Y también que, al ser yo una persona tan exigente conmigo mismo, era incapaz de evaluar mi propio desempeño. Los otros veían en mí, todo lo bueno que yo mismo no era capaz de ver.

Así han pasado casi 30 años de aquello y sigo pensando que hacer una justa y ecuánime evaluación de desempeños propios y ajenos, constituye todo un arte. Mi respuesta fue “Sí, gracias”.

 

Aquel café inolvidable - Ignacio Isusi

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Sobre la empatía y la dificultad para empatizar con los “no empáticos” ¡Qué sería de la vida si dejáramos de aprender!
Hoy comparto con todos, mi voz. Y lo hago von motivo del evento espectacular que ha organizado, un año más, Borja Rodrigo – RODB

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.