Un hombre sabio, el Dr. Roberto de Inocencio

Roberto de Inocencio, un hombre sabio - Ignacio Isusi

Quiero que conozcas a un hombre sabio.

Hay pocos humanos sabios y conocidos en el mundo. El Dr. Roberto de Inocencio, médico psiquiatra, de prestigio internacional, es uno de ellos.

Nacido en Cuba, educado en EEUU y residente en España, su bondad y discreción, hacen que el Dr. de Inocencio, se prodigue poco en medios de comunicación.

Te aseguro que es todo un privilegio tenerlo con todos nosotros aquí.

Si quieres disfrutar, de verdad, de una persona auténtica con una experiencia vital impactante, debes escuchar los pensamientos de este hombre bueno y extraordinario.

En la entrevista, nos habla de quienes han perdido a seres queridos por el coronavirus y recomendaciones para el duelo, de la importancia de la dignidad en momentos de crisis, de la falta de pudor de los políticos mediocres que mienten sin inmutarse, de los medios de comunicación y su papel en favor del poder, de los niños y los efectos que en ellos va a provocar el confinamiento, de las relaciones de pareja, del valor de las cosas sencillas, del cambio de paradigma, de la nueva humanidad que va a llegar y de muchas otras cosas más.

Disfruta del día.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Hay quienes piensan que son los “caprichos de unos multimillonarios” que han querido cumplir sus “sueños infantiles”. A mí me parece espectacular lo que
De niño quería brillar. Con diez años soñaba con ser futbolista (¡cómo no!). Era mi gran sueño. Recuerdo que me apasionaba jugar al fútbol.
Cuando ayer vi esta foto, recordé una anécdota que me ha acompañado en mi memoria desde mis diez años.
A lo largo de mi vida siempre he tratado de adaptarme a las nuevas circunstancias que me han sobrevenido. Hay quien dice de mí,

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.