De catástrofe a anécdota divertida.

Se ha despedido de Comporta. De allí ha ido a Sines, una ciudad portuaria pero con una costa muy bonita y una playa estupenda. Luego a Villa Nova de Mil Fontes, un pueblo precioso con una ría maravillosa y playas por todas partes.

Allí ha localizado el chiringuito donde hace 40 años tomó una langosta con mi madre “por un precio de risa”, dice. 😍

Asegura que “el chiringuito ha mejorado mucho y Vila Nova, que era un pueblecito, ahora está muy grande y con las playas llenas de gente”.

Y allí ha metido en el navegador el hotel donde estuvimos el último verano con mi madre y plantamos un árbol para el recuerdo.

Y llega la anécdota del motero:

Como ha sentido hambre, se he parado a comer en un pueblecito, Aljezur, en un snack bar al borde de la carretera.

“Veréis porqué os cuento esto con detalle”, aclara. “He tomado una hamburguesa, un zumo de naranja y una cerveza sin alcohol. Al ir a pagar (9,50€) le digo al jefe que ha omitido la cerveza. El hombre me ha dado las gracias con esa sobriedad portuguesa y me ha pedido un euro más.

Adeus, moito obrigado, al despedirme. Y me voy a la moto, a quitar la cadena del casco con la que lo suelo asegurar en las paradas y catástrofe!!! El candado no se abre: 734, 734, 734….. más de veinte veces y nada. Pues a buscar un cerrajero en ese pueblo perdido… He ido al señor del snack bar: le costaba entenderme al principio: ¿un cerrajero? ¿Para la moto? No, para el candado… y de repente le para a una señora en coche, me dice que me monte con ella, y me lleva por el pueblo hasta una carpintería metálica de donde salía una camioneta, les habla a los dos hombres que iban en ella y nos vamos en caravana hacia la moto. Aparcan: se bajan, ven el problema, sacan una sierra de metales y en un segundo problema resuelto. Me ha dicho la señora del coche que era cuñada del hombre del snack y que el carpintero metálico era el padre del del snack. La catástrofe, una anécdota divertida. No he tardado ni diez minutos.

No me digáis que, en medio de todo, no tengo suerte, ¿eh?”

Pues este es mi señor padre motero, a sus 75 años 😍. ¡Maravilliso!🙏

Disfruta del día

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Este viernes arrancamos en Miami con la segunda temporada de la obra de teatro “La que se va a armar”.
Cosas de la vida me acabo de encontrar con estas palabras que escribí a mi padre hace casi tres años y compartí en su

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.