Un vídeo de amor

Reproducir vídeo

Como imaginas, hoy he tenido el corazón un poco desabrochado, por el fallecimiento de mi querida suegra y la tristeza de mi mujer y familia 😞.

Y ahora, me acabo de encontrar con este vídeo de amor, de aquel encuentro, que ya pertenece al mundo entero.

Al verlo en este momento de pena y de pandemia, he sentido que cobraba un sentido renovado, y me ha parecido oportuno compartirlo de nuevo, en este día especial.

Me ha hecho bien recordar su mensaje.

Disfruta de la vida

Lo que me saldría cerrando los ojos y mirando a mi corazón… Deberíamos de aprender todos a amarnos. Vivimos en un momento en el que la humanidad, a mi juicio, ha dado dolorosamente la espalda a la vida interior. Tuve el pensamiento de que yo nunca antes le había dicho a mi madre que la quería.

El crecimiento personal tiene que ver con eso, con la vida interior. Le miré a los ojos y le dije: “mamá, quiero decirte que te quiero mucho, mucho”. Y… ¡ay, que congoja! Es que soy un poco así, nudista intelectual, con mi sentimientos, no me importa mucho. Aprender a tener las herramientas, a dotarse de ellas y a aprender como se usan las que tenemos para vivirnos en un grado de bienestar mucho mayor. Esa es la clave del crecimiento personal. Para mi esa declaración fue además una despedida. Fue literalmente lo último.

Las grandes compañías tenéis la obligación de hacer un mundo mejor. Si no queréis eso, si no os interesa ese objetivo, igual os interesa el objetivo de ganar más dinero, entonces haciendo lo mismo llegamos a los dos. Yo quiero que veáis una cosa. Que penséis en alguien que queréis mucho, alguien. Un amigo, un hijo… Coge el teléfono, ¡sin miedo! No pasa nada. Siempre en las charlas todo el mundo quiere estar con el teléfono y ahora nadie quiere estar.

Coged el teléfono. Pero fundamentalmente la clave de este manejo, este robot, este manual de instrucciones, es eso, el conciliar la parte emocional con la parte ¿Cuántos habéis mandado ya el mensaje? Cuando los líderes consiguen aunar bien la parte emocional con la parte racional, eso es la bomba. El ser humano se despliega con un potencialidad que nada tiene que ver. ¿Quiénes han recibido mensajes? ¿De verdad? ¡Ay que bueno! Si yo me encuentro bien, yo voy a impactar en mis familias. Así se cambia el mundo porque esa gente va a estar mejor.

“Le he mandado un mensaje que dice: te quiero mucho, hijo”.

“Se lo he mandado a mi mujer y dice: ¡Estás fatal!, ¿A qué hora vienes?”

“Y me dice, ¿qué?”

“Pues eso, que te quiero mucho, y me dice, me avías asustado”

Las palabras convencen, pero los ejemplos arrastran y yo no tengo ningún pudor en mostrar muchas veces esos secretos de mi alma o de mi vida, porque entiendo que desde esos secretos, compartidos, los demás nos catapultamos a compartir los nuestros. Y así se hace un mundo mejor. La vida es cambia así.

“Es esa alma de poeta que ha dicho en la introducción. He descubierto una gran persona”.

“Que hayamos compartido entre gente que no nos conocemos de nada, que hayamos sido capaces de compartir en voz alta.”

“A partir del momento en que hay interacción, hay comunicación de verdad”.

“Yo creo que la palabra es emocionante”.

“Es un verdadero regalo lo que hace día a día en Linkedin y en estas ponencias más brutal aun no”.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Un día escuché que las mejores cosas de la vida son las que se regalan con el alma y se reciben con el corazón.
Conversaba ayer por la tarde con mi mujer y nuestra hija Carmencita, en una terraza junto al Chicago River. De pronto, el Cosmos se
Dicen que los niños que han recibido mucho amor en sus infancias, son adultos que aprendieron a amar de manera inefable.
Esta frase la solía repetir un cliente que tuve hace muchos años. Era un hombre a punto de alcanzar la edad de la jubilación,
Hoy pienso en todas las personas que viven con hábitos poco recomendables para su salud o que cuando menos, no incorporan algunos nuevos beneficiosos.

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de
ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y
mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.