Gracias mamá, me llenaste de confianza

Gracias Mamá. «¿Qué te pasa hijo? ¿Qué vas a hacer hoy?» -me preguntó allá por los 90, mi querida madre (se llamaba Marisa)-.

-No sé- le respondí, mirándole a los ojos. Yo había terminado mi carrera de derecho, el servicio militar y mi primer master.

-Pues…¡A VOLAR A VOLAR!- me dijo animosa y alegre. Me sentía perdido. La vida profesional se me presentaba como un inmenso abismo. Había mucho paro entonces y lo peor de todo: no tenía idea alguna de qué quería hacer con mi vida. Era temprano y mis pensamientos deambulaban por la casa de mis padres, mientras atemorizado me refugiaba en un sofá del salón. De pronto, apareció aquella mujer de paso firme y energía inagotable. Ante mi “no sé”, ella me regaló aquel “¡A VOLAR A VOLAR!” que me impulsó a buscarme la vida entonces y sigue haciéndolo aún cada vez que me fallan las fuerzas. Nunca te agradecí Mamá aquel regalo que me hiciste. Me llenó de confianza. Gracias Mamá y felicidades en el día de hoy. Hubieras cumplido 70 años. Te quiero.

Si quieres estar al tanto de mis reflexiones, sígueme en estas redes:

Te puede interesar

Los seres humanos cuando nos ponemos a crear belleza somos maravillosos. Disfrutemos de este sábado con este Mozart dance
Mamá y yo somos la gorra con la que hoy no te has querido proteger
Aprender a vivir desde el amor y para el amor en todos los dominios de nuestra vida.
Hay que estar muy pendiente de la brecha de la escucha, cuando hablamos con personas, para tener claro que la otra persona está entendiendo

¿Tienes una pregunta?

Si tienes interés en conocer mi opinión respecto de alguna pregunta de ámbito profesional o personal que quieras hacerme, te ofrezco mi tiempo y mi persona. Y desde luego, una respuesta, si la tengo.